20 Versículos Bíblicos de Amor de Jesús

Última Actualización: 06/07/2021

Jesús nos ama con su corazón infinito perdonando todos nuestros pecados y los de la humanidad y mientras transitó por la tierra sembró la semilla para hacer el bien al prójimo. Conoce en este artículo estos versículos cortos para tener el amor de nuestro padre.

Las bendiciones de Dios fueron derramadas mediante la gracia y caridad de su hijo. Estos textos de Jesús nos enseñan el sacrificio, la bondad, la generosidad y la verdad.

Versículos de amor de Jesús

Abre la biblia para que comiences a leer los siguientes pasajes bíblicos que engrandecerán tu corazón con el amor de Jesús hacia ti mismo, tu familia y hermanos de la iglesia de Cristo.

Juan 11:5-6

Jesús nos enseñó que con el verdadero amor podemos cuidar a nuestros seres queridos cuando están viviendo penurias físicas o espirituales.

Y Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Cuando oyó, pues, que Lázaro estaba enfermo, entonces se quedó dos días más en el lugar donde estaba. (Juan 11:5-6).

Romanos 8:34-35

El hijo de Dios murió para sanar los pecados de la humanidad. Por eso, gozamos de vida eterna y él siempre intercederá por nosotros.

¿Quién es el que condena? Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia o persecución, o hambre, o desnudez o peligro o espada? (Romanos 8:34-35).

2 Corintios 5:14-15

Jesús resucitó por nosotros. Él vive en cada uno de nuestros corazones para emanar bondad, misericordia y caridad.

Pues el amor de Cristo nos apremia, habiendo llegado a esta conclusión: que uno murió por todos, por consiguiente, todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. (2 Corintios 5:14-15).

Gálatas 2:20

Los versículos de amor de Jesús nos guían para predicar su palabras entre nosotros, para que seamos bienaventurados hijos de Dios.

Subí por causa de una revelación y les presenté el evangelio que predico entre los gentiles, pero lo hice en privado a los que tenían alta reputación, para cerciorarme de que no corría ni había corrido en vano. (Gálatas 2:20).

Juan 13:1

El amor de Jesús es infinito porque refleja el amor de su padre, quien también nos ama y perdona nuestros pecados y nos libra de toda culpa.

Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para pasar de este mundo al Padre habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. (Juan 13:1).

Efesios 5:2

Jesús nos ama con la certeza que tenemos pureza en el corazón al actuar con buenas intenciones con nuestros hermanos, para que gocemos de las bondades del cielo.

Porque con certeza sabéis esto: que ningún inmoral, impuro o avaro que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Que nadie os engañe con palabras vanas, pues por causa de estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia. (Efesios 5:2).

1 Timoteo 1:14

El hijo de Dios es amor porque ilumina nuestro camino terrenal con luz de fe, verdad y esperanza para que nuestra vida siga los designios de nuestro Señor.

Pero la gracia de nuestro Señor fue más que abundante, con la fe y el amor que se hallan en Cristo Jesús. (1 Timoteo 1:14).

Juan 14:21

Por amor a Jesús, sigamos los mandamientos de nuestro Dios, para que sus bendiciones sean eternas.

El que tiene mis mandamientos y los guarda, ese es el que me ama y el que me ama será amado por mi padre y yo lo amaré y me manifestaré a él. (Juan 14:21).

2 Timoteo 1:13

El Espíritu Santo guarda nuestras palabras de fe y amor por Jesús, guiando con sabiduría y bondad todos nuestros pasos.

Retén la norma de las sanas palabras que has oído de mí, en la fe y el amor en Cristo Jesús. Guarda, mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros, el tesoro que te ha sido encomendado. (2 Timoteo 1:13).

Apocalipsis 1:5

El amor de Jesús por nosotros todos los días crece porque durante su ministerio en la Tierra demostró su abnegación por los hijos de Dios.

Y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el soberano de los reyes de la Tierra. Al que nos ama y nos libertó de nuestros pecados con su sangre. (Apocalipsis 1:5).

Efesios 5:25

El hijo de Dios con su amor edificó la iglesia para que juntos en oración, nos dediquemos a la alabanza y gloria del Señor.

Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella. (Efesios 5:25).

Juan 15:9

Mantengámonos en el amor de Jesús, porque él nos ama con ternura y siempre ayuda al corazón de los tristes y afligidos.

Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado, permaneced en mi amor. (Juan 15:9).

Romanos 8:37

El amor de Jesús nos fortalece y nos da coraje para enfrentar las dificultades y desavenencias de la vida.

Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. (Romanos 8:37).

1 Juan 3:16

Jesús sacrificó su vida por la nuestra, pero le enseñó a sus apóstoles a evangelizar la palabra del Señor por toda la Tierra.

En esto conocemos el amor: en que Él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. (1 Juan 3:16).

Juan 15:13

Jesús nos enseña a el amor incondicional con nuestra familia y amigos, para que cada día seamos mejores seres humanos.

Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos. (Juan 15:13).

Efesios 3:19

Dios nos concede el don del conocimiento a través del amor de su hijo Jesús, para que vivamos con respeto, verdad y honestidad.

Y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, para que seáis llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios (Efesios 3:19).

Mateo 9:36

La compasión de Jesús es otra muestra de su amor por nosotros, porque él nos guía cuando estamos solos y desorientados.

Y viendo las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban angustiadas y abatidas como ovejas que no tienen pastor. (Mateo 9:36).

Mateo 14:14

Jesús también nos muestra el don de la sanación cuando estamos enfermos, porque él tiene la gracia divina de curar nuestras dolencias.

Y al desembarcar, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos y sanó a sus enfermos. (Mateo 14:14).

2 Corintios 8:9

El amor de Jesús no responde a requerimientos materiales, porque él mismo renunció a ellos.

Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos. (2 Corintios 8:9).

Lucas 19:10

Jesús vive en nosotros y tiene el poder y gracia de salvar nuestros corazones con la infinitud de su amor.

Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido. (Lucas 19:10).

Los versículos de amor de Jesús regocijan nuestros corazones porque nos enseñan su bondad y misericordia para cono nosotros, los hijos de Dios. Él derrama sobre nosotros y nuestra familia diarias bendiciones.