20 Versículos Bíblicos de Ánimo

Última Actualización: 06/07/2021

Dios nos regala con la lectura de los versículos de la Biblia cortos para continuar siempre hacia adelante a pesar de los obstáculos y adversidades de la vida. Él nos concede su infinita gracia y misericordia.

Busca la biblia para que te comuniques con Dios mediante el evangelio. Ten presente que puedes anotarlos en un papel o guardarlos en el teléfono celular, para que puedas leerlos cuando sientas que necesitas coraje y fortaleza.

Versículos de ánimo

¡Arriba ese ánimo! Es el momento de comenzar a comunicarte con nuestro Señor para que recibas bendiciones diarias. Jesús también nos ofrece su apoyo para triunfar en nuestras duras batallas.

Génesis 28:15

Nuestro Dios nos guarda de todo mal y peligro con su protección divina que nos ofrece fortaleza para animarnos en la adversidad.

He aquí, yo estoy contigo y te guardaré por donde quiera que vayas y te haré volver a esta Tierra, porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido. (Génesis 28:15).

Josué 1:9

Tú eres fuerte y valiente. Dios conoce tus fortalezas y debilidades para que transites por los caminos de la vida con entereza y bondad.

¿No te lo he ordenado yo? ¡Sé fuerte y valiente! No temas ni te acobardes, porque el Señor tu Dios estará contigo donde quiera que vayas. (Josué 1:9).

Deuteronomio 31:8

Recuerda que Dios te acompaña en el día y en la noche para ofrecerte su gracia divina para que tengas fuerzas para superar los obstáculos.

El Señor irá delante de ti; Él estará contigo, no te dejará ni te desamparará; no temas ni te acobardes. (Deuteronomio 31:8).

Salmos 23:4

Mantén tu fe intacta cuando sientas desanimo, pues el Señor te acompaña para que en tu corazón habite la fuerza y la valentía.

Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. (Salmos 23:4).

Isaías 43:2

Confía en nuestro padre celestial, porque es él quien te salva de los males que acechan tu cuerpo y alma. El Espíritu Santo te levanta en la adversidad.

Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo, y si por los ríos, no te anegarán; cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama te abrasará. (Isaías 43:2).

Jeremías 1:8

Muchas veces el miedo y el temor nos desaniman. Cuando lees versículos de ánimo, tu corazón recobra fuerza y ganas de luchar.

No tengas temor ante ellos, porque contigo estoy para librarte–declara el Señor. (Jeremías 1:8).

Mateo 11:28

Deja en manos de Dios tus problemas. Él sabe cuál es el camino que debes seguir junto a tu familia y hermanos en Cristo.

Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. (Mateo 11:28).

Salmos 27:1

Nuestro Señor ilumina nuestras vidas con su luz divina para que transitemos los valles de lágrimas con fe y esperanza.

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es la fortaleza de mi vida, ¿de quién tendré temor? (Salmos 27:1).

Lucas 12:6-7

Todos quienes somos hijos de Dios tenemos un gran valor espiritual. Nuestro Dios nos concede el coraje para animar nuestro corazón.

¿No se venden cinco pajarillos por dos cuartos? Y sin embargo, ni uno de ellos está olvidado ante Dios. Es más, aún los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, vosotros valéis más que muchos pajarillos. (Lucas 12:6-7).

Juan 14:27

Lee este versículo cuando sientas tristeza y aflicción. Dios nos regala paz para nuestra cuerpo y espíritu.

La paz os dejo, mi paz os doy, no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. (Juan 14:27).

Romano 8:31

Nuestro padre celestial te acompañé cuando tu corazón esté desanimado. Él nos conduce por la senda del amor y caridad.

Entonces ¿qué diremos a esto? Si Dios está por nosotros ¿quién estará contra nosotros? (Romanos 8:31).

Salmos 31:24

Recuerda hablarle del Señor a un familiar o hermano cuando los veas triste o afligido. Dios recompensará la evangelización de su palabra.

Esforzaos, y aliéntese vuestro corazón, todos vosotros que esperáis en el Señor. (Salmos 31:24).

Isaías 43:4

Honra el nombre del Señor para que recibas bendiciones y fortaleza durante los tiempos de tribulaciones.

Ya que eres precioso a mis ojos, digno de honra, y yo te amo, daré a otros hombres en lugar tuyo, y a otros pueblos por tu vida. (Isaías 43:4).

2 Timoteo 1:7-8

Dios inunda nuestro corazón de amor y valentía para calmar el desánimo que pueda sentir nuestra alma en tiempos de tristeza.

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Por tanto, no te avergüences del testimonio de nuestro Señor, ni de mí, prisionero suyo, sino participa conmigo en las aflicciones por el evangelio, según el poder de Dios. (2 Timoteo 1:7-8).

Romanos 8:37

El amor de Dios nos concede la victoria en las duras batallas que enfrentamos diariamente en nuestra familia y trabajo.

Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. (Romanos 8:37).

Salmos 121:1-4

Los versículos de ánimo nos socorre mediante la palabra y gracia de Dios, pues él nos concede los dones de amor, verdad y fe.

Levantaré mis ojos a los montes ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del Señor, que hizo los cielos y la tierra. No permitirá que tu pie resbale, no se adormecerá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. (Salmos 121:1-4).

1 Corintios 15:58

Haz el bien, como lo hizo Jesús cuando estuvo en la Tierra. Cuando actuamos con solidaridad y bondad, recibiremos dones de gracia de Dios.

Por tanto, mis amados hermanos, estad firmes, constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano. (1 Corintios 15:58).

2 Corintios 1:3-4

Dios nos consuela cuando sentimos nuestro corazón desfallecer. Él nos tranquiliza con su amor puro.

Bendito sea el Dios y el Padre de nuestro Señor Jesucristo, padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en toda tribulación nuestra, para que nosotros podamos consolar a los que están en cualquier aflicción con el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios. (2 Corintios 1:3-4).

Isaías 43:4

Nuestro Señor nos protege con el amor de su hijo, Jesús, quien también nos cubre con su amor y bendición por toda la eternidad. Ora ante el Señor para que tu corazón sea fortalecido.

Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús. (Isaías 43:4).

Apocalipsis 7:16-17

Dios nos regala bendiciones con la abundancia de nuestro corazón. Él nos consuela en tiempos de dificultades.

Ya no tendrán hambre ni sed, ni el sol los abatirá, ni calor alguno, pues el cordero en medio del trono los pastoreará y los guiará a manantiales de aguas de vida y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos. (Apocalipsis 7:17-18).

Los versículos de ánimo edifican tu corazón cuando sientas aflicción y tristeza. La palabra de Dios nos ofrece abrigo, consuelo, coraje y valentía para sobreponernos a la adversidad.