20 Versículos Bíblicos de Arrepentimiento

Última Actualización: 06/07/2021

Arrepentirse significa que estamos sanando nuestro corazón de sentimientos impuros para reconciliarnos con la misericordia de Dios. Queremos contarte cómo comunicarte con nuestro Señor con estas palabras bíblicas cortas para ti.

La humildad es el primer paso para reconocer que estamos fallando como hijos de Dios. Por eso, cuando reconocemos nuestros errores como seres humanos, ya estamos recorriendo el camino del arrepentimiento.

Versículos de arrepentimiento

Te aconsejamos que busques la biblia para que comiences a leer estos textos cortos. Así, podrás encontrar en tu corazón las herramientas espirituales para este acto de reconciliación contigo mismo y con Cristo.

Salmos 44:3-5

Cuando te arrepientes de tus actos, el Señor escucha las súplicas de tu corazón. Él con su infinita sabiduría, perdona tus pecados.

Y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra. (Salmos 44:3-5).

1 Juan 1:9

Dios es fiel y bondadoso y mediante su perdón podremos limpiar todos nuestros pecados y sanar nuestro corazón de maldad.

Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad. (1 Juan 1:9).

Hechos 3:19

El arrepentimiento engrandecerá tu alma ante los ojos del Señor hasta la eternidad. Recuerda orar para suplicar el perdón de tus pecados.

Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor. (Hechos 3:19).

Mateo 3:8-9

El verdadero arrepentimiento se demuestra con acciones al dar buenos frutos que mejoren tu vida, la de tu familia, la de la iglesia y la del prójimo.

Por tanto, dad frutos dignos de arrepentimiento; y no presumáis que podéis deciros a vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre, porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham de estas piedras. (Mateo 3:8-9).

Proverbios 28:13

El Señor nos enseña a conducir nuestra vida por un camino de arrepentimiento para liberarnos de nuestros pecados y los de la humanidad.

El que encubre sus pecados no prosperará, mas el que los confiesa y los abandona hallará misericordia. Cuán bienaventurado es el hombre que siempre teme, pero el que endurece su corazón caerá en el infortunio. (Proverbios 28:13).

2 Crónicas 30:9

El arrepentimiento nos mantiene cerca de Dios para recibir bendiciones mediante el desarrollo de nuestras virtudes de verdad y humildad.

Porque si os volvéis al Señor, vuestros hermanos y vuestros hijos hallarán compasión delante de los que los llevaron cautivos y volverán a esta tierra. Porque el Señor vuestro Dios es clemente y compasivo y no apartará su rostro de nosotros si os volvéis a Él. (2 Crónicas 30:9).

2 Pedro 3:9

El Señor nos enseña que debemos mantenernos alerta ante personas que intentan alejarnos de Él.

Ante todo, sabed esto: que en los últimos días vendrán burladores, con su sarcasmo, siguiendo sus propias pasiones. (2 Pedro 3:9).

Mateo 9:13

Jesús nos enseña que la misericordia de Dios es infinita. Por eso, el arrepentimiento proviene del corazón de los pecadores.

Mas id y aprended lo que significa: Misericordia quiero y no sacrificio, porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores. (Mateo 9:13).

Apocalipsis 3:19

Nuestro padre siempre busca el bienestar de nosotros y nuestra familia. Lee la biblia y arrepiéntete de todos tus pecados.

Yo reprendo y disciplino a todos los que amo, sé, pues, celoso y arrepiéntete. (Apocalipsis 3:19).

Lucas 15:7

El Señor nos ama cuando nos arrepentimos de corazón. Él con su gracia y misericordia bendice todos los días nuestra vida.

Os digo que de la misma manera, habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentimiento. (Lucas 15:7).

Mateo 4:17

Recuerda que también debes enseñar a tu familia la senda del arrepentimiento, para que ellos gocen de la vida eterna y misericordia de Dios.

Desde entonces Jesús comenzó a predicar y a decir: arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. (Mateo 4:17).

Hechos 17:30

El Señor nos ha entregado el mandamiento del arrepentimiento a todos sus hijos para que el mundo esté libre de maldad y pecado.

Por tanto, habiendo pasado por alto los tiempos de ignorancia, Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan. (Hechos 17:30).

Salmos 38:18

No te aflijas. Sigamos el camino de la salvación con el arrepentimiento de nuestros pecados para que nuestro Dios bendiga nuestra vida.

Confieso, pues, mi iniquidad; afligido estoy a causa de mi pecado. (Salmos 38:18).

Proverbios 1:23

El Espíritu Santo te acompañe mientras vive tu proceso de arrepentimiento de pecado y derrame bendiciones para ti y los tuyos.

Volveos a mi reprensión: he aquí, derramaré mi espíritu sobre vosotros, os haré conocer mis palabras. (Proverbios 1:23).

2 Corintios 7:10

El arrepentimiento trae tranquilidad y paz a nuestro corazón. Dios nos da el consuelo para seguir con nuestras vidas con fe y esperanza.

Y no sólo con su llegada, sino también con el consuelo con que él fue consolado en vosotros, haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto y vuestro celo por mí, de manera que me regocijé aún más. (2 Corintios 7:10).

Romanos 6:23

La recompensa que recibiremos por el arrepentimiento de nuestros pecados es grande. El Señor multiplicará tus bendiciones.

Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es eterna en Cristo Jesús Señor nuestro (Romanos 6:23).

Mateo 31:32

El arrepentimiento de nuestras acciones pecaminosas, son actos de justicia para encontrar sosiego y abundancia espiritual en el corazón.

Porque Juan vino a vosotros en camino de justicia y no le creísteis, pero los recaudadores de impuestos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, ni siquiera os arrepentisteis después para creerle. (Mateo 31:32).

Hechos 8:22

Los versículos de arrepentimiento te conducen hacia el camino de la misericordia de Dios. Tus buenas acciones redimirán tus pecados.

Por tanto, arrepiéntete de esta tu maldad, y ruega al Señor que si es posible se te perdone el intento de tu corazón. (Hechos 8:22).

Isaías 44:22

El Señor nos protege cuando nos arrepentimos. Él conoce las necesidades de nuestro corazón para gozar de una vida espiritual.

He disipado como una densa nube tus transgresiones, y como espesa niebla tus pecados. Vuélvete a mí, porque yo te he redimido. (Isaías 44:22).

2 Timoteo 2:24

Dios siempre perdonará nuestros pecados porque somos sus hijos. Él como nuestro padre nos guía por la senda del amor y el bien.

A éste, Dios exaltó a su diestra como Príncipe y Salvador para dar arrepentimiento a Israel y perdón de pecados. (2 Timoteo 2:24).

Los versículos de arrepentimiento nos llenan de amor, paz y humildad para sanar nuestra alma y relación con el Señor. Este tiempo del perdón de nuestros pecados, nos conduce por un camino lleno de bendiciones.