20 Versículos Bíblicos de Enojo

Última Actualización: 24/05/2021

Este compendio de palabras bíblicas, traen consigo los mejores ingredientes para que puedas hallar esas soluciones que en ocasiones parecen imposibles, lee y analiza cada uno de los mismos.

Te sorprenderás al notar como una reflexión idónea puede llegar a transformar todo a tu alrededor, convirtiéndolo en una armonía sin fin.

Versículos de enojo

Los versículos te darán una luz en medio de la oscuridad que puede ocasionarnos ese sentimiento, pide sabiamente al Señor para que te conceda la oportunidad de tener siempre su amor infinito.

También su mano amiga, ante los días de duda y las noches donde la tristeza acuda a nuestro sueño.

Números 1: 6

Cada generación tiene un rostro diferente, de esta manera puede representar cada circunstancia diversa de la vida.

Simeón Shelumiel hijo de Zurishaddai (Nm. 1:6)

Deuteronomio 1: 1

Los profetas son la mejor demostración de que el poder del Señor es inagotable, en tus días de enojo y molestia, permite que su espíritu te llene.

Estas son las palabras que Moisés habló a todo el pueblo de Israel mientras estaban en el desierto al este del río Jordán. Estaban acampados en el valle del Jordán cerca de Suph, entre Parán por un lado y Tofel, Labán, Hazerot y Di-zahab por el otro. (Dt. 1:1)

Deuteronomio 1: 4

Cada gobierno o gobernante tuvo su momento de gloria, pero cada inicio debe de tener su ciclo de cierre.

Esto tuvo lugar después de que derrotó al rey Sehón de los amorreos, que gobernaba en Hesbón, y en Edrei derrotó al rey Og de Basán, que gobernaba en Astarot. (Dt. 1:4)

Deuteronomio 1:13

Un líder no es solo aquel que posee fuerza y valor, también debe de ser aquellos que demuestren sabiduría y entendimiento para que cada circunstancia pueda ser manejada correctamente.

Elige algunos hombres respetados de cada tribu que sean conocidos por su sabiduría y entendimiento, y lo haré Nómbrelos como sus líderes. (Dt. 1:13)

Deuteronomio 1:15

La sabiduría debe de estar ligada con aquellas personas que desempeñan una función importante en tu día a día.

De modo que tomé a los hombres sabios y respetados que habías seleccionado de tus tribus y los nombré para que sirvieran como jueces y funcionarios sobre ti. Algunos eran responsables de mil personas, algunos de cien, algunos de cincuenta y algunos de diez. (Dt. 1:15)

Deuteronomio 1:24

Cada camino representa una encrucijada, no tengas miedo ante las dudas que se presente, pues cada una de las mismas se convertirá en tu mayor fortaleza.

Se dirigieron a la región montañosa y llegaron al valle de Escol y lo exploraron. (Dt. 1:24)

Deuteronomio 1:42

El éxito en cada batalla depende exclusivamente de la guía que el Señor represente para ti, de lo contrario la perdición se hará presente.

«Pero el SEÑOR me dijo que les digo: ‘No ataquen, porque yo no estoy con ustedes. Si sigue adelante por su cuenta, sus enemigos lo aplastarán. (Dt. 1:42)

Jueces 1: 1

Las preguntas hacia el Señor se dan en oración constante y sincera, su respuesta surgirá como un aliento de luz en tu alma.

Después de la muerte de Josué, los israelitas le preguntaron al SEÑOR: «¿Qué tribu debe atacar primero a los cananeos?» (Jue. 1:1)

Jueces 1: 4

Cada versículo te enseñará que no estás solo en el camino, que siempre dispondrás de la oración y la fuerza del amor celestial.

Cuando los hombres de Judá atacaron, el SEÑOR les dio la victoria sobre los cananeos y los ferezeos, y mataron a diez mil guerreros enemigos en la ciudad de Bezec. (Jue. 1:4)

Jueces 1:10

Si enfocas toda tu fe en el Señor, él te colmará de su infinita guía, pero sobre todo se convertirá en tu mayor protección cuando las vicisitudes lleguen a tu vida.

Judá marchó contra los cananeos en Hebrón (antes llamado Quiriat-arba), derrotando a las fuerzas de Sheshai, Ahiman y Talmai. (Jue. 1:10)

Jueces 1:17

Las uniones en cada batalla representaban las futuras alianzas que cada tribu necesitaría.

Entonces Judá se unió a Simeón para luchar contra los cananeos que vivían en Sofá, y destruyeron por completo la ciudad. Por eso la ciudad se llamó Horma. (Jue. 1:17)

Jueces 1:20

Las ciudades son la representación de la misericordia del padre, de su amor incondicional y de su preocupación por su pueblo.

La ciudad de Hebrón le fue dada a Caleb como Moisés lo había prometido. Y Caleb expulsó a la gente que vivía allí, que eran descendientes de los tres hijos de Anac. (Jue. 1:20)

Jueces 1:31

Las tribus son recordadas por personificar la unión en épocas donde la oscuridad surgía en cada rincón.

La tribu de Aser no logró expulsar a los residentes de Acco, Sidón, Ahlab, Aczib, Helbah, Aphik y Rehob. (Jue. 1:31)

2 Samuel 1: 4

La muerte siempre debe de verse como el siguiente paso donde te encontrarás con el Señor.

«¿Qué pasó?» Preguntó David. «Dime cómo fue la batalla». El hombre respondió: “Todo nuestro ejército huyó de la batalla. Muchos de los hombres están muertos, y Saúl y su hijo Jonatán también están muertos” (2 Sam. 1:4)

2 Samuel 1:9

Las súplicas en los días que parecen de más oscuridad serán los que te regalen el aliciente a tu corazón y alma.

“Luego me suplicó: ‘Ven aquí y sácame de mi miseria, porque tengo un dolor terrible y quiero morir’ (2 Sam. 1:9)

2 Samuel 1:14

En cada circunstancia que se presente en tu camino debes de entregar tu confianza al Señor, solo en él se halla la salvación.

«¿Por qué no tuviste miedo de matar al ungido del SEÑOR?» Preguntó David. (1 Sam. 1:14)

2 Samuel 1:19

Samuel nos enseña en este versículo como el enojo y el orgullo nunca podrán distinguirse en el camino, ni serán fuentes de alegría o plenitud.

¡Tu orgullo y alegría, oh Israel, yacen muertos en las colinas! ¡Oh, cómo han caído los héroes poderosos! (2 Sam. 1:19)

Éxodo 1: 1

Cada una de las familias de Israel lo dejó todo para seguir avanzando hacia un futuro diferente del presente que ya conocían.

Estos son los nombres de los hijos de Israel (es decir, Jacob) que se trasladaron a Egipto con su padre, cada uno con su familia. (Ex. 1:1)

Éxodo 1:10

El enojo en diferentes ocasiones solo atrae sin cesar una espiral de daño que, si no mantenemos el camino enfocado en el Señor podríamos perdernos.

Debemos hacer un plan para mantenerlos de crecer aún más. Si no lo hacemos, y si estalla la guerra, se unirán a nuestros enemigos y lucharán contra nosotros. Entonces escaparán del país”. (Ex. 1:10)

Éxodo 1:20

En esta oportunidad Éxodo, nos habla sobre el paso de los israelitas hacia su libertad y cambio después de salir de Egipto.

De modo que Dios fue bueno con las parteras, y los israelitas continuaron multiplicándose, haciéndose cada vez más poderosos. (Ex. 1:20)

La clave en estas líneas es llevar al lector a la reflexión oportuna, a que descubra como cada versículo puede acoplarse a las vivencias actuales de su vida.

Sin importar la época o el año, la palabra del Señor siempre ha sido muestra de renovación y de entrega a sus hijos.