20 Versículos Bíblicos de Guerra Espiritual

Última Actualización: 06/07/2021

Muchas veces somos atacados espiritualmente para derrotar nuestra fe y esperanza en Dios. Pero, él con su grandeza nos bendice con sus palabras, gracias a los textos bíblicos que aquí te ensañaremos.

La oración para que Cristo nos acompañe en la guerra espiritual está fundamentada en salir a la conquista y declararse victorioso de la vida. Dios libra nuestras batallas para que nosotros gocemos de su misericordia.

Versículos de guerra espiritual

Para enfrentar la guerra espiritual necesitamos reconocer al adversario, aceptar la autoridad de Dios, usar la armadura del Señor y proveerte con humildad, fe, verdad y alabanza.

Efesios 6:12

El Señor nos guía para la lucha que durante las batallas espirituales debamos librar. Él conoce el camino que debemos seguir.

Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales. (Efesios 6:12).

2 Corintios 10:3-4

Nuestras luchas no son carnales. Dios es quien nos sostiene cuando enfrentemos espíritus malignos durante nuestra vida.

Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne, porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas. (2 Corintios 10:3-4).

Gálatas 5:17

En las duras batallas a quienes debemos combatir son a los espíritus. De allí que Cristo nos protege y libra de todo mal.

Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer los que deseáis. (Gálatas 5:17).

1 Pedro 2:11-12

Dios nos enseña a seguir sus mandamientos para que tengamos un comportamiento de acuerdo a sus valores y principios de vida y fe.

Amados os ruego como a extranjeros y peregrinos que os abstengáis de las pasiones carnales que combaten contra el alma. Mantened entre los gentiles una conducta irreprochable, a fin de que en aquello que os calumnian como malhechores, ellos, por razón de vuestras buenas obras, al considerar las glorifiquen a Dios en el día de la visitación. (1 Pedro 2:11-12).

Lucas 22:32

Jesús siempre ora por toda la humanidad, para que libre con bien todas las guerras espirituales que deba enfrentar en nombre de Dios.

Pero yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y tú, una vez que hayas regresado, fortalece a tus hermanos. (Lucas 22:32).

2 Timoteo 4:18

Dios salva nuestro espíritu y nuestra alma cada vez que vivamos un momento espiritual difícil. Él nos socorre en tiempos de tribulación.

El Señor me librará de toda obra mala y me traerá a salvo a su reino celestial. A Él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén. (2 Timoteo 4:18).

Juan 16:33

Nuestro padre creador nos cuida de las acciones malignas que rodean nuestra vida y la de nuestras familias.

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación, pero confiad, yo he vencido al mundo. (Juan 16:33).

2 Timoteo 2:1-2

Dios nos protege con su gracia y misericordia para que las duras batallas espirituales no avancen hacia nuestra alma y corazón.

Tú, pues, hijo mío, fortalécete en la gracia que hay en Cristo Jesús. Y lo que has oído de mí en la presencia de muchos testigos, eso encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. (2 Timoteo 2:1-2).

1 Corintios 16:13

En el evangelio nuestro padre nos enseña a mantenernos alerta con las situaciones de la vida y a mantener nuestra fe intacta.

Estad alerta, permaneced firmes en la fe, portaos varonilmente, sed fuertes. (1 Corintios 16:13).

Josué 10:25

La fortaleza y la valentía son virtudes que fueron heredadas por el Señor para nosotros, para que seamos firmes en la adversidad.

Entonces Josué les dijo: No temáis ni os acobardéis. Sed fuertes y valientes, porque así hará el Señor a todos vuestros enemigos con quienes lucháis. (Josué 10:25).

2 Crónicas 36:6-8

Dios escucha nuestras súplicas, porque somos sus bienaventurados hijos. Recuerda comunicarte con él mediante la oración y lectura de la biblia.

Mas escogí a Jerusalén para que mi nombre estuviera allí, y escogí a David para que estuviera sobre mi pueblo Israel. Y mi padre David tuvo en su corazón edificar una casa al nombre del Señor, Dios de Israel. Pero el Señor dijo a mi padre David: “Por cuanto tuviste en tu corazón edificar una casa a mi nombre, bien hiciste en desearlo en tu corazón”. (2 Crónicas 6-8).

Lucas 10:19

Nosotros nos cobijamos con la fe y esperanza del Señor, porque es nuestro Dios y padre celestial que nos ama y cuida.

Mirad, os he dado autoridad para hollar sobre serpientes y escorpiones y sobre todo el poder del enemigo y nada os hará daño. (Lucas 10:19).

1 Timoteo 6:12

Unidos mantengamos la fe en nuestro Señor, nuestra iglesia y el Espíritu Santo para salir vencedor de las guerras espirituales.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y de la que hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. (1 Timoteo 6:12).

1 Pedro 5:6

La mano de Dios nos cubre con su manto misericordioso para salir fortalecidos de cualquier adversidad que afecte nuestra fortaleza.

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él os exalte a su debido tiempo, (1 Pedro 5:6).

Efesios 6:18

El poder de la oración es infinito. Cuando estés leyendo estos versículos de guerra espiritual, eleva plegarias al cielo.

Con toda oración y súplica orad en todo tiempo en el Espíritu, y así, velad con toda perseverancia y súplica por todos los santos. (Efesios 6:18).

Mateo 6:13

El Señor con su gozo y gloria nos libra de tentaciones que intenten provocarnos durante la guerra espiritual.

Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino y el poder de la gloria para siempre jamás. Amén. (Mateo 6:13).

Salmos 18:32-36

Cuando te sientas afligido, recuerda que Dios conduce tu vida siempre hacia un mejor propósito para tu familia y para ti.

Pues ¿quién es Dios, fuera del Señor? ¿Y quién es roca, sino sólo nuestro Dios? El Dios que me ciñe de poder, y ha hecho perfecto mi camino? (Salmos 18:32-36).

Filipenses 4:13

Dios nos fortalece con su misericordia durante toda nuestra vida para que podamos gozar de la dicha de la vida eterna.

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Filipenses 4:13).

Mateo 26:41

Las tentaciones son enemigos. Por eso, debemos permanecer alejados de ellas mediante la oración y misericordia del Espíritu Santo.

Velad y orad para que no entréis en tentación, el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil. (Mateo 26:41).

Efesios 6:11

Los hijos de Dios se refugian en su fuerza para poder ganar todas las guerras espirituales que libramos durante nuestras vidas.

Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza. (Efesios 6:11).

Los versículos de guerras espirituales nos conducen por un camino de fe, humildad, alabanza y verdad. La palabra de Dios nos ayuda a fortalecernos en tiempos de tribulaciones, para encontrar amor y esperanza.