20 Versículos Bíblicos de Paz

Última Actualización: 24/05/2021

La paz es muy necesaria en nuestras vidas pues es lo que nos ayuda a mantenernos serenos, tranquilos y con paciencia ante cualquier situación, día a día lidiamos con obstáculos, pero Dios en sus santas escrituras nos ha dejado palabras de alientos y de fuerzas para que podamos seguir adelante y confiando que él tiene el control de todo.

La paz se puede describir como un bienestar total, como la armonía que se encuentra en nuestro entorno, con el prójimo, con Dios, con el mundo y consigo mismo, es muy importante mantenerla ya que esta paz transmite tranquilidad y seguridad a nuestro ser.

Versículos Bíblicos de Paz

Cuando te encuentres en una situación de desesperación, es de ayuda, sentarte y leer estos versículos cortos que te mostraremos a continuación, pues son alimento para tu espíritu y te dan confianza a dejar todo en manos del Señor y tener fe de que Dios tiene el control.

Juan 16:33

El Señor Jesús enseñó acerca de la paz que solo él puede dar al corazón del hombre, en medio de las aflicciones que puedas llegar a enfrentar en tu vida, la paz de Jesús te permite enfrentar cada una de ellas y salir vencedor, porque El ya venció por ti. Solo intenta entender que Dios tiene el control de todo y que al final todo estará bien.

Estas cosas les he hablado para que en mí tengan paz. En el mundo tendrán aflicción; pero confíen, yo he vencido al mundo. (Juan 16:33)

Isaias 23:17

Cuando vemos la justicia de Dios en medio de las circunstancias esto nos producirá paz, confiar y saber que Dios tiene el control de todo y que como Dios Justo, actuará a nuestro favor en todo tiempo, nos permite vivir confiados sabiendo que Dios está con nosotros.

La justicia hará posible la paz; la justicia redundará en reposo y seguridad para siempre. (Isaias 32:17)

Salmos 4:8

No existe mejor fortuna que poder dormir tranquilos y descansar toda la noche, confiados en que nuestro Dios tiene cuidado de nosotros y nos guardará de todo mal, viviendo una vida llena de la paz y la confianza de saber que Dios nos cuida y protege donde quiera que estemos.

Por eso me acuesto y duermo en paz, porque sólo tú, Señor, me haces vivir confiado. (Salmos 4:8)

Levítico 7:11-12

En la antigüedad se presentaban las ofrendas de paz ante el sacerdote y eran como un sacrificio de acción de gracias, hoy en día podemos dar gracias a nuestro Dios por la paz en nuestras vidas como muestra de agradecimiento ante El y su inmenso amor para con cada uno de nosotros.

Ésta es la ley para el sacrificio de paz que se ofrecerá al Señor: Si se ofrece como sacrificio de acción de gracias, se ofrecerán tortas sin levadura amasadas con aceite, hojaldras sin levadura untadas con aceite, y flor de harina frita en tortas amasadas con aceite. (Levítico 7:11-12)

Salmos 34:14

La palabra de Dios nos enseña acerca de tener una vida apartada del mal, siempre haciendo el bien a los demás y practicando buenas obras, cuando tenemos un buen proceder con todos los que nos rodean esto nos traerá paz y podemos vivir una vida tranquila y en armonía con todos.

Apártense del mal y practiquen el bien; busquen la paz, y no la abandonen. (Salmos 34:14)

Isaías 9:6

Isaías profetizó acerca del nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, que traería la paz al mundo a través de su obra y de sus enseñanzas, seguir los pasos de Jesús es vivir una vida llena de paz y bendición, Él es el Príncipe de la Paz.

Porque un niño nos ha nacido, ¡un hijo nos ha sido concedido! Sobre sus hombros llevará el principado, y su nombre será Consejero admirable, Dios fuerte, Padre Eterno y Príncipe de paz. (Isaías 9:6)

Mateo 5:9

Cuando tenemos una vida llena de la paz de Dios, en todo tiempo procuramos mantener esa paz en nuestro interior y con nuestros semejantes, esto nos hace bienaventurados en medio de un mundo en constante situaciones y momentos difíciles. Cuando procuramos una vida llena de paz nos distinguimos de los demás.

Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. (Mateo 5:9)

Números 6:24-26

No existe mayor bendición que tener una vida tranquila y llena de la paz que solo Dios puede darnos, que todas sus bendiciones estén hoy sobre tu vida, tu casa y tu familia.

¡Que el Señor te bendiga, y te cuide! ¡Que el Señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia! ¡Que el Señor alce su rostro sobre ti, y ponga en ti paz! (Números 6:24-26)

Juan 14:27

Jesús enseñó a sus discípulos acerca de la paz que él puede dar, no es en nada comparable a la paz que el mundo conoce, la paz de Jesús nos permite estar tranquilos y confiados en nuestro interior y en lo profundo de nuestro ser, a pesar de lo que suceda a nuestro alrededor.

La paz les dejo, mi paz les doy; yo no la doy como el mundo la da. No dejen que su corazón se turbe y tenga miedo. (Juan 14:27)

Isaías 9:7

Isaías Profetiza acerca de Jesús y su reino de paz, Jesús como el Rey de Reyes y Señor de Señores reinará eternamente en justicia sobre todas las cosas y su reino no tendrá fin, acéptale en tu corazón como el Señor y Rey de tu vida.

La extensión de su imperio y la paz en él no tendrán límite. Reinará sobre el trono de David y sobre su reino, y lo afirmará y confirmará en la justicia y el derecho, desde ahora y para siempre. Esto lo hará el celo del Señor de los ejércitos. (Isaías 9:7)

Filipenses 4:6-7

Desechar la preocupación y el afán que nos causa las circunstancias diarias de la vida, debemos vivir una vida llena de paz y confianza en que todo lo que pedimos a Dios en oración será hecho conforme a su perfecta voluntad y al final siempre todo estará bien.

No se preocupen por nada. Que sus peticiones sean conocidas delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias, Y que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. (Filipenses 4:6-7)

1 Pedro 3:10-11

Si quieres llegar a tener una vida tranquila y sin ningún tipo de problemas, debes procurar hablar siempre el bien desechando la mentira de tu vida, apartarse del mal y de las obras malas nos permite rodearnos de la presencia de Dios y vivir una vida plena y abundante.

El que quiera amar la vida y llegar a ver días buenos, debe refrenar su lengua del mal, Y sus labios no deben mentir.  Debe apartarse del mal y hacer el bien, buscar la paz, y seguirla. (1 Pedro 3:10-11)

Isaías 53:5

Isaías profetiza acerca del sufrimiento de Jesús en la cruz, donde pago el precio por nuestros pecados, él tomó nuestro lugar pagando la culpa que debimos pagar cada uno de nosotros, ya está hecho, el pago el castigo por nosotros para que a través de El tengamos una vida llena de paz. Acepta a Jesús en tu corazón y recibe su paz.

Pero él será herido por nuestros pecados; ¡molido por nuestras rebeliones! Sobre él vendrá el castigo de nuestra paz, y por su llaga seremos sanados. (Isaías 53:5)

2 Tesalonicenses 3:16

En ocasiones nos ha tocado enfrentar situaciones fuertes y difíciles en nuestras vidas, en los momentos más oscuros necesitamos contar con esa paz interior que solo Dios nos puede dar, teniendo siempre la confianza que Él nos va a librar de toda mala situación.

Que el Señor de paz mismo les dé paz siempre y en toda circunstancia. Que el Señor esté con todos ustedes. (2 Tesalonicenses 3:16)

Marcos 9:50

La sal es un elemento que se usa para dar sabor a las comidas, si la sal pierde su sabor también pierde su propósito, de nada sirve, así mismo nosotros somos como la sal, no podemos perder nuestro propósito en la vida, que debe ser vivir una vida llena de la paz de Dios.

La sal es buena. Pero si la sal se hace insípida, ¿con qué le devolverán su sabor? Tengan sal en ustedes mismos, y vivan en paz unos con otros. (Marcos 9:50)

Lucas 2:14

En un mundo tan convulsionado como en el que nos ha tocado vivir en este tiempo, necesitamos la paz de Dios, que la tierra sea llena de la paz del Señor y que los hombres reciban la bendición de Dios en sus vidas.

¡Gloria a Dios en las alturas! ¡Paz en la tierra a todos los que gozan de su favor! (Lucas 2:14)

Isaías 26:3

La palabra de Dios tiene una promesa para todos aquellos que piensan en Dios y meditan en su palabra, tendrán una vida llena de paz abundante, tener nuestra confianza puesta en Dios nos garantiza una vida plena bajo la cobertura de su poder.

Tú guardas en completa paz a quien siempre piensa en ti y pone en ti su confianza. (Isaías 26:3)

Colosenses 3:15

En medio de tantos problemas y dificultades que a veces nos toca enfrentar, debemos reconocer que necesitamos la paz de Cristo en nuestro corazón, esa paz que solo él puede darnos, nos permite vivir tranquilos y confiados en que todo estará bien siempre. Demos gracias a Dios en todo tiempo por todas las cosas.

Que en el corazón de ustedes gobierne la paz de Cristo, a la cual fueron llamados en un solo cuerpo. Y sean agradecidos. (Colosenses 3:15)

Hebreos 12:14

Es necesario tener una vida integra llena de paz y de la santidad del Señor, algún día Jesús volverá por su pueblo y solo lo verán los que han llevado una vida llena de paz y han procurado mantener la santidad.

Procuren vivir en paz con todos, y en santidad, sin la cual nadie verá al Señor. (hebreos 12:14)

Santiago 3:17

Cuando le permitimos a Dios que gobierne nuestras vidas, haciéndolo parte de ella, dando gracias en todo tiempo y encomendando todo en sus manos, Él nos guiará con la sabiduría divina y podemos vivir una buena vida llena de paz y prosperidad.

Pero la sabiduría que viene de lo alto es, ante todo, pura, y además pacífica, amable, benigna, llena de compasión y de buenos frutos, ecuánime y genuina. (Santiago 3:17)

La vida no es fácil, pero Dios ha deja con nosotros para que nos consuele, nos guíe y nos transmita de su paz a su Espíritu Santo, que en todo momento y en todo tiempo está con nosotros velando por nuestro bienestar y cuidándonos de todo mal.