20 Versículos Bíblicos de Resurrección

Última Actualización: 06/05/2021

Dios nos dice que esta vida terrenal es temporal, él nos ofrece el milagro de resurrección, para que cuando venga, podamos ir a vivir junto al Señor en el Reino de los cielos.

Son muchos los versículos bíblicos que hablan acerca de la resurrección y mencionan que la única forma de obtenerla es por medio del poder de Dios.

Versículos sobre resurrección

A continuación, te nombraremos algunos versículos que hablan sobre el milagro de resurrección que ha ocurrido anteriormente en la biblia y sobre el gran milagro que todos esperamos experimentar algún día, en la segunda venida del Señor Jesús.

Juan 11:25

El Señor nos promete la resurrección y la vida eterna, solo tenemos que creer en él y seguir sus preceptos.

Jesús le dijo: «Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. (Juan 11:25)

1 Reyes 17:22

Nuestro Dios es la fuente de vida, y pronto vendrá a nosotros para resucitar a los muertos y otorgarnos la vida eterna.

El Señor oyó su petición, y el alma del niño volvió a su cuerpo, y el niño recobró la vida. (1 Reyes 17:22)

Marcos 16:6

Jesucristo es el Dios verdadero, ese que se sacrificó por el ser humano y superó la muerte por medio de la resurrección.

Pero el joven les dijo: «No se asusten. Ustedes buscan a Jesús el nazareno, el que fue crucificado. No está aquí. Ha resucitado. Miren el lugar donde lo pusieron. (Marcos 16:6)

Daniel 12:3

Aquellos que siguieron los caminos del Señor, están destinados a resucitar en los nuevos cuerpos celestiales y vivir por siempre junto a Dios.

Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que instruyen a muchos en la justicia serán como las estrellas por toda la eternidad. (Daniel 12:3)

Marcos 16:14

En esta oportunidad, Jesús se les aparece a los 11 discípulos, luego de haber resucitado y lo reprende porque a pesar de haberle seguido, no creyeron en el milagro de resurrección.

Finalmente se apareció a los once mismos, mientras ellos estaban sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y obstinación, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado. (Marcos 16:14)

2 Reyes 4:35

En su momento, los grandes seguidores del Señor, podían provocar milagros de resurrección, hoy en día, todos esperamos la segunda venida de Cristo para ver el gran milagro en el que resucitará a todos los que murieron creyendo en él.

Luego Elíseo se levantó y comenzó a pasearse de un lado a otro de la casa, y después volvió a subirse a la cama, y se tendió otra vez sobre el niño; en ese momento el niño estornudó siete veces, y abrió sus ojos. (2 Reyes 4:35)

Lucas 24:6-7

Así mismo como se profetizó, así mismo ocurrió, el hijo de Dios, luego de ser crucificado, resucitó entre los muertos.

No está aquí. ¡Ha resucitado! Acuérdense de lo que les dijo cuando aún estaba en Galilea: “Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado. Pero al tercer día resucitará. (Lucas 24:6-7)

Lucas 20:35

En este versículo se nos explica que luego de la resurrección, cuando vivamos en el cielo, la vida será diferente a la que llevamos aquí en la tierra. No habrá que casarnos porque seremos seres de luz.

Pero los que sean considerados dignos de alcanzar el mundo venidero y la resurrección de entre los muertos, no se casarán ni se darán en casamiento. (Lucas 20:35)

Hechos 1:22

Jesús sabía que debía morir, ese era el precio por la salvación del hombre, pero también sabía que estaba destinado a resucitar y así demostrar la grandeza de nuestro Señor. Él venció el pecado y la muerte.

Desde que Juan bautizaba hasta el día en que el Señor subió al cielo, uno de ellos se nos una para ser testigo de su resurrección. (Hechos 1:22)

2 Reyes 13:21

La unción de Eliseo era tan grande que aún después de muerto, era capaz de provocar milagros de resurrección.

Y sucedió que, mientras se enterraba un cadáver, de pronto apareció una banda de esos bandoleros; entonces los enterradores dejaron caer el cadáver en el sepulcro de Eliseo, y en cuanto el cadáver tocó los huesos de Eliseo, cobró vida y se puso de pie. (2 Reyes 13:21)

1 Tesalonicenses 4:14

Así como Jesús resucitó entre los muertos, así nos promete el Señor que algún día resucitaremos para disfrutar una vida junto a él.

 Así como creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios levantará con Jesús a los que murieron en él. (1 Tesalonicenses 4:14)

Romanos 6:5

Este es otro versículo en el que el Señor nos enseña que, así como Jesús murió y resucitó, así mismo resucitarán los que un día murieron.

Porque si nos hemos unido a Cristo en su muerte, así también nos uniremos a él en su resurrección. (Romanos 6:5)

Romanos 1:4

Fue gracias al poder divino de Dios que Jesús, su hijo, pudo resucitar de entre los muertos y ser santificado.

Pero que conforme al Espíritu de santidad fue declarado Hijo de Dios con poder, por su resurrección de entre los muertos. (Romanos 1:4)

Salmos 17:15

Este salmo habla de que cuando despertemos podremos por fin contemplar el rostro del Señor, cosa que es imposible en nuestra forma humana.

A mí me bastará con ver tu rostro de justicia; ¡satisfecho estaré al despertar y contemplarte! (Salmos 17:15)

Mateo 28:5-6

Los ángeles fueron testigos de la resurrección de Jesús y avisaron a María Magdalena que el milagro estaba hecho.

Pero el ángel les dijo a las mujeres: «No teman. Yo sé que buscan a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como él dijo. Vengan y vean el lugar donde fue puesto el Señor. (Mateo 28:5-6)

Juan 6:39

El deseo del Señor, es que ningún alma se pierda, sino que todas resuciten y puedan vivir por siempre en el Reino de los Cielos.

Y ésta es la voluntad del que me envió: Que de todo lo que él me dio, yo no pierda nada, sino que lo resucite en el día final. (Juan 6:39)

Romanos 7:4

Luego de la resurrección de Jesús, se comenzó a ser salvo por amor a él y no por la capacidad del humano de cumplir su Ley, es por eso que somos resucitados y salvos en su nombre.

Así también ustedes, hermanos míos, por medio del cuerpo de Cristo han muerto a la ley, para pertenecer a otro, al que resucitó de los muertos, a fin de que demos fruto para Dios. (Romanos 7:4)

Isaías 26:19

Cuando Jesús venga por segunda vez, todos aquellos que han muerto resucitarán para ver su grandeza y hermosura y recibirán el regalo de la vida eterna.

Pero tus muertos vivirán; sus cadáveres volverán a la vida. Los que ahora habitan en el polvo se despertarán y cantarán de alegría, porque tú eres como un rocío de luces, y la tierra dará a luz a sus muertos. (Isaías 26:19)

1 Pedro 1:3

Por medio del Señor somos nuevas criaturas. Morimos para el mundo y resucitamos para Cristo, con la esperanza de algún día, vivir para siempre a su lado.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia y mediante la resurrección de Jesucristo nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva. (1 Pedro 1:3)

1 Corintios 6:14

De la misma forma en la que Jesús fue resucitado, de esta forma todos volveremos a la vida, gracias al poder divino de Dios.

Y así como Dios levantó al Señor, también nos levantará a nosotros con su poder. (1 Corintios 6:14)

Es por medio del Señor que algún día podremos resucitar de entre los muertos, para ir con él al Reino de los Cielos y vivir por siempre a su lado.