20 Versículos Bíblicos de Voluntad de Dios

Última Actualización: 06/05/2021

Cuando aceptamos al Señor en nuestros corazones, debemos buscar de hacer su voluntad, y la única forma de conocerla es por medio de la comunión con él.

Dios quiere que nos acerquemos a él y recibamos la herencia que él nos ha dado, que es el Reino de los Cielos, para que moremos junto a él para siempre. En este artículo te mostraremos los mejores versículos de la biblia que hablan sobre la voluntad del Señor.

Versículos sobre voluntad sobre Dios

Conozcamos que la voluntad del Señor es que andemos por el camino recto y nos deleitemos haciendo el bien, para luego, ser recompensados con la vida eterna, esto lo menciona muchas veces la biblia cuando habla de la voluntad de Dios.

Salmos 40:8

Deleitémonos en hacer la voluntad del Señor y llevemos su palabra en nuestros corazones, de esto habla el siguiente versículo.

Hacer tu voluntad, Dios mío, me agrada; tu ley la llevo dentro de mí. (Salmos 40:8).

Salmos 143:10

Pidámosle al Espíritu Santo que guíe nuestros pasos y nos lleve por el camino de bien, por medio de él podremos aprender a hacer la voluntad del Señor.

Tú eres mi Dios; enséñame a hacer tu voluntad, y que tu buen espíritu me guíe por caminos rectos. (Salmos 143:10).

Mateo 6:10

Este versículo es parte del Padre Nuestro, y demuestra que hay que tener fe en los designios del Señor, pidiendo que se haga su voluntad, porque pase lo que pasé al final, todo acontecerá para bien.

Venga tu reino. Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. (Mateo 6:10).

Lucas 2:14

Glorifiquemos al Señor, y tengamos su paz, porque como hijos, al hacerse su voluntad nosotros seremos bendecidos.

¡Gloria a Dios en las alturas! ¡Paz en la tierra a todos los que gozan de su favor! (Lucas 2:14).

Marcos 3:35

Todos aquellos que hacen la voluntad del Padre, obtiene una familia espiritual, que son todos aquellos que también obran conforme el corazón del Señor.

Porque todo el que hace la voluntad de Dios es mi hermano, y mi hermana, y mi madre. (Marcos 3:35).

Mateo 7:21

Hay quienes proclaman al Señor de la boca para afuera, estos serán desechados por el Señor, pero aquellos que de corazón cumplen con su voluntad, de ellos será el reino de los cielos.

No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. (Mateo 7:21).

1 Juan 2:17

Todo en ese mundo es pasajero, pero aquellos que cumplan con la voluntad del Señor, podrán disfrutar de la eternidad a su lado.

El mundo y sus deseos pasan; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. (1 Juan 2:17).

Mateo 18:14

Dios ama al ser humano y su voluntad es que ninguna alma se pierda, ahora queda en manos de cada uno si trabajamos o no para cumplir la voluntad del Señor.

Del mismo modo, el Padre de ustedes, que está en los cielos, no quiere que se pierda ninguno de estos pequeños. (Mateo 18:14).

Lucas 12:47

Aquellos siervos que conozcan la voluntad del Señor y aun así decidan ignorarla, estos en su momento serán castigados.

El siervo que, a pesar de conocer la voluntad de su señor, no se prepara para cumplirla, se hace acreedor de muchos azotes. (Lucas 12:47).

Juan 9:31

Aquellos que se deleiten en cumplir la voluntad de Dios, a estos Dios prestará su oído en cada una de sus peticiones.

Y sabemos que Dios no escucha a los pecadores, pero que, si alguno es temeroso de Dios y hace su voluntad, a ése sí lo escucha. (Juan 9:31).

Juan 6:40

La voluntad del Señor es que todo aquel que en su hijo crea no se pierda, más tenga vida eterna, y si llegó su día de muerte, a su debido tiempo serán resucitados y podrán morar en el cielo.

Y ésta es la voluntad de mi Padre: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo lo resucitaré en el día final. (Juan 6:40).

Santiago 1:18

Fuimos creados y estamos en esta tierra por voluntad de Dios, nosotros somos el resultado del amor de Dios.

Él, por su propia voluntad, nos hizo nacer por medio de la palabra de verdad, para que seamos los primeros frutos de su creación. (Santiago 1:18).

Romanos 8:27

Todo aquel que tiene al Espíritu Santo en su corazón, solo tiene que dejarse guiar por el Espíritu para conocer cuál es la voluntad del Señor y obrar conforme a ella.

Pero el que examina los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios. (Romanos 8:27).

Romanos 12:2

No permitamos que este mundo corrompa nuestro corazón y nuestras acciones, sino que haciendo lo bueno, seguiremos la voluntad de Dios.

Y no adopten las costumbres de este mundo, sino transfórmense por medio de la renovación de su mente, para que comprueben cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto. (Romanos 12:2).

1 Tesalonicenses 5:16-18

A pesar de las adversidades, confiemos en Dios y seamos invadidos por su gozo, sigamos en oración y comunión con él, para que nada pueda derribarnos. Esa es su voluntad.

Estén siempre gozosos. Oren sin cesar. Den gracias a Dios en todo, porque ésta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús. (1 Tesalonicenses 5:16-18).

Efesios 6:6

Que nuestros actos no busquen agradar al hombre, ni ser glorificados, que nuestras acciones sean guiadas por el Señor, sin importar si alguien nos está viendo o no. Que nuestro principal motivo sea cumplir la voluntad del Padre.

No actúen así sólo cuando los estén mirando, como los que quieren agradar a la gente, sino como siervos de Cristo que de corazón hacen la voluntad de Dios. (Efesios 6:6).

2 Pedro 1:21

Dios les habla a sus profetas y le manifiesta su voluntad, por eso aquellos que han sido levantados como profetas, deben proclamar la voluntad del Señor y no la del hombre.

Porque la profecía nunca estuvo bajo el control de la voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron bajo el control del Espíritu Santo. (2 Pedo 1:21).

1 Pedro 2:15

Los hijos de Dios, actúen haciendo el bien, esta es la forma de callar las bocas de aquellos que quieren dar falso testimonio del Señor.

La voluntad de Dios es que ustedes practiquen el bien, para que así hagan callar la ignorancia de la gente insensata. (1 Pedro 2:15).

1 Pedro 3:17

Si llega el día de nuestra muerte y estamos haciendo la voluntad de Dios, podremos recibir la vida eterna, pero si en nuestra vida no obramos conforme a su palabra no podremos morar en los cielos.

Es mejor que ustedes sufran por hacer el bien, si Dios así lo quiere, que por hacer el mal. (1 Pedro 3:17).

Lucas 12:32

No tengas miedo de los designios del Señor, porque su voluntad es que seas heredero del Reino de los cielos, por eso ten fe en tu Señor.

Ustedes son un rebaño pequeño. Pero no tengan miedo, porque su Padre ha decidido darles el reino. (Lucas 12:32).

Mientras estemos en esta tierra, cumplamos de todo corazón la voluntad del Señor y así recibiremos la vida eterna, sabiendo que si andamos en sus caminos él nos protegerá de todo mal.