20 Versículos Bíblicos para Matrimonio en Crisis

Las relaciones de pareja son para crecer como seres humanos y como familia en Cristo. Juntos, podemos leer en la biblia todos lostextos bíblicos , para edificar nuestro compromiso.

Durante la vida afrontaremos situaciones difíciles, pues las crisis forman parte de nuestra experiencia en este tránsito terrenal, pero también pueden ser entendidas como posibilidades para aumentar nuestra fe y esperanza.

Versículos matrimonio en crisis

Los hijos de Dios permanentemente nos preparamos en Cristo. Por eso, todos los días lee un versículo para matrimonios en crisis, para cuando tengas que asumir un momento complejo, tengas el Espíritu Santo en tu corazón.

Pedro 4:8-9

Todos cometemos pecados en algún momento de nuestras vidas. Recuerda mantenerte ferviente en el amor y evitar las palabras ofensivas en tu relación.

Sobre todo, sed fervientes en vuestro amor los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados. Sed hospitalarios los unos con los otros, sin murmuraciones. (Pedro 4:8-9).

Hebreos 13:4

Un matrimonio con honra construye una familia amorosa que se mantiene fiel a las enseñanzas de fidelidad de la palabra de Dios plasmada en el santo evangelio.

Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin mancilla, porque a los inmorales y a los adúlteros los juzgará Dios. (Hebreos 13:4).

Mateo 19:6

Cuando nos unimos en matrimonio nos convertimos en un solo ser ante Dios. Cuando tu matrimonio esté en crisis, recuerda que están unidos por el amor de Cristo.

Por consiguiente, ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe. (Mateo 19:6).

Efesios 5:33

Dios nos enseña el amor y la bondad. El hombre debe amar a su mujer como se ama a sí mismo y la mujer siempre debe respetar a su pareja.

En todo caso, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo y que la mujer respete a su marido. (Efesios 5:33).

Eclesiastés 4:9

Los seres humanos experimentamos mayor crecimiento espiritual cuando amamos a nuestra pareja tanto en los buenos momentos como en las crisis.

Más valen dos que uno solo, pues tienen mejor remuneración por su trabajo. (Eclesiastés 4:9).

Corintios 7:10

Dios nos enseña la fidelidad. La mujer amorosa permanece junto a su marido y su familia para compartir la bondad y misericordia del Espíritu Santo.

A los casados instruyo, no yo, sino el Señor: que la mujer no debe dejar al marido. (Corintios 7:10).

Proverbios 31:10-11

El valor de una mujer no son sus posesiones materiales y su marido confía en ella para edificar su familia gracias a su compasión y fortaleza durante las crisis.

Mujer hacendosa, ¿quién la hallará? Su valor supera en mucho al de las joyas. En ella confía el corazón de su marido y no carecerá de ganancias. Ella le trae bien y no mal todos los días de su vida. (Proverbios 31:10-11).

Colosenses 3:18-19

La biblia nos orienta para mantenernos juntos durante los momentos difíciles siendo bondadosos con nuestro esposo o esposa.

Mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres y no seáis ásperos con ellas. (Colosenses 3:18-19).

Marcos 10:6-9

Cuando nos unimos en pareja, sabemos que será para toda la vida, tanto en la salud como en la enfermedad o en la abundancia y la escasez.

Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y hembra. Por esta razón el hombre dejará a su padre y a su madre, los dos serán una sola carne; por consiguiente, ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe. (Marcos 10:6-9).

Génesis 3:20

La mujer es la madre de todos los seres vivientes del mundo terrenal. Ella sabe que su responsabilidad es mantener viva la unión familiar.

Y el hombre le puso por nombre Eva a su mujer, porque ella era la madre de todos los vivientes. (Génesis 3:20).

1 Corintios 10:13

La misericordia de Dios nos acompaña para resistir a las tentaciones humanas. En las crisis, leer la biblia reconforta nuestra alma para poder fortalecer nuestro matrimonio.

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres y fiel es Dios que no permitirá que vosotros seáis tentados más allá de lo que podéis soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que podáis resistirla. (1 Corintios 10:13).

Efesios 5:25

La vida de Jesús estuvo llena de acciones amorosas. Por eso, los hombres deben amar a sus esposas como Cristo amó a la iglesia y dio su vida por nosotros.

Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra. (Efesios 5:25).

Proverbios 5:18-19

El cuidado mutuo es una pareja en un regalo que Dios nos concede con su infinita gracia para que crezcan espiritualmente.

Sea bendita tu fuente, y regocíjate con la mujer de tu juventud, amante cierva y graciosa gacela que sus senos te satisfagan en todo tiempo, su amor te embriague para siempre. (Proverbios 5:18-19).

Deuteronomio 24:5

Para fortalecer la relación de la pareja, desde el principio del matrimonio, es importante que compartan momentos de unión y regocijo.

Cuando un hombre es recién casado, no saldrá con el ejército, ni se le impondrá ningún deber, quedará libre en su casa por un año para hacer feliz a la mujer que ha tomado. (Deuteronomio 24:5).

1 Pedro 3:7

La comprensión es una virtud que Dios le otorga a las parejas para que sepan enfrentar las crisis.

Y vosotros, maridos, igualmente, convivid de manera comprensiva con vuestras mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor como coheredera de la gracia de la vida, para que vuestra oraciones no sean estorbadas. (1 Pedro 3:7).

Proverbios 24:3

El conocimiento de Dios nos permite construir un matrimonio fuerte que soportará todas las dificultades con la bendición del Señor.

Con sabiduría se edifica una casa y con prudencia se afianza, con conocimiento se llenan las cámaras de todo bien preciado y deseable. (Proverbios 24:3).

Cantares 4:10

Las palabras de Dios también edifican una relación de pareja. Para resistir las dificultades hay que mantenerse en oración con el Señor.

¡Cuán hermosos son tus amores, hermana mía, esposa mía! ¡Cuánto mejores tus amores que el vino, y la fragancia de tus ungüentos que todos los bálsamos! (Cantares 4:10).

Isaías 62:5

Dios bendice cada matrimonio en los momentos adversos. Además, protegerá a toda la descendencia de esa pareja.

Porque como el joven se deposa con la doncella, se desposarán contigo tus hijos y como se regocija el esposo por la esposa, tu Dios se regocijará por ti. (Isaías 62:5).

1 Corintios 7:2

La fidelidad es una lección que Cristo nos enseña en la biblia que nos conducirá al bienestar en pareja.

No obstante, por razón de las inmoralidades que cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido. (1 Corintios 7:2).

Génesis 2:18

Dios creó a la mujer para apoyar al hombre en los tiempos de paz y de turbulencias. Por eso, deben mantenerse unidos.

Y el Señor Dios dijo: No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea. (Génesis 2:18).

Las dificultades en la pareja serán vivificadas con la palabra de Dios mediante el sosiego de los versículos para matrimonios en crisis que nos ofrecen amor, fe y esperanza para el crecimiento espiritual y familiar.