20 Versículos Bíblicos sobre la Familia Unida

Nuestra familia es uno de los más grandes regalos de vida que Dios no ha concedido. Para mantener el afecto y la unión espiritual, Dios nos regala en el evangelio versículos sobre la familia unida.

Madre, padre, hijos, tíos primos, abuelos, esposos, suegros, cuñados y sobrinos nos aman, respetan y compartimos nuestra vida con ellos fortaleciéndonos en los valores y edificándonos unos con otros.

Versículos sobre la familia unida

Dios nos enseña a crecer con el conocimiento de su palabra. Toma la biblia y lee junto a tu familia estos versículos sobre la familia unida, para que juntos vivan en paz, sosiego y amor por Cristo.

Corintios 12:12

Una familia es un solo cuerpo unido por el Espíritu de Cristo, para sostenernos en tiempos de dolencias y cuando existan prosperidad y abundancia.

Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, constituyen un solo cuerpo, así también es Cristo. Pues por un mismo Espíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo, ya judíos o griegos, ya esclavos o libres, y a todos se nos dio a beber del mismo Espíritu. (Corintios 12:12).

Romanos 15:5-7

Una familia se mantiene unida por el mismo sentimiento de aceptación y comprensión, así como por el amor a Jesús.

Y que el Dios de la paciencia y el consuelo os conceda tener el mismo sentir los unos para los otros conforme a Cristo Jesús, para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. Por tanto, aceptaos los unos a los otros, como también Cristo nos aceptó para gloria de Dios. (Romanos 15:5-7).

Efesios 4:1-3

La paciencia es uno de los dones que el Señor nos concedió por su obra misericordiosa y sostiene el espíritu de una familia unida.

Yo, pues, prisionero del Señor, os ruego que viváis de una manera digna de las vocaciones con que habéis sido llamados con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándoos unos a otros en amor, esforzándonos por preservar la unidad de Espíritu en el vínculo de la paz. (Efesios 4:1-3).

Proverbios 17:6

Nuestros abuelos son seres muy importantes en nuestra vida familiar. El evangelio habla de su nobleza, porque los nietos son una dicha y para los hijos, sus padres son una verdadera fortuna.

Corona de los ancianos son los hijos de los hijos, y la gloria de los hijos son sus padres. (Proverbios 17:6).

Salmos 133:1

Los hermanos son crecen juntos, siendo una maravillosa experiencia, pues son quienes en los momentos difíciles te apoyarán.

Mirad cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos habiten juntos en armonía. (Salmos 133:1).

Marcos 3:25

El Señor nos enseña a edificar una familia unida, pues sí estamos divididos, el afecto y fortaleza no perdurarán en el tiempo.

Y si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede perdurar. Y si una casa está dividida contra sí misma, esa casa no podrá permanecer. (Marcos 3:25).

Efesios 5:28

El amor de los esposos corresponde al amor por uno mismo, porque son una sola carne y un solo cuerpo, para alabar y honrar al Señor.

Así también deben amar los maridos a sus mujeres, como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. (Efesios 5:28).

Juan 4:20

Los padres comparten con sus hijos la fe y esperanza de nuestro Dios, para que siempre los acompañen para vivir en plenitud del gozo de Jesús.

Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén está el lugar donde se debe adorar. (Juan 4:20).

Hechos 16:31

En nuestro hogar comenzamos a compartir tiempo precioso con el Señor, para luego difundir el evangelio en nuestro templo y a nuestro prójimo.

Ellos respondieron: cree en el Señor Jesús y serás salvo, tú y toda tu casa. Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. (Hechos 16:31).

Corintios 1:10

En algunas oportunidades, la familia vive situaciones adversas donde pueden enfrentarse unos con otros. Dios nos enseña a buscar los acuerdos para mantener la unidad.

Os ruego, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos os pongáis de acuerdo, y que no haya divisiones entre vosotros, sino que estéis enteramente unidos en un mismo sentir y en un mismo parecer. (Corintios 1:10).

Corintios 13:4-6

La pureza del amor se engrandece con la paciencia, la bondad, la humildad y la verdad, para la bendición de toda la familia.

El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente, no busca lo suyo no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido, no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad. (Corintios 13:4-6).

Proverbios 27:10

La solidaridad prevalece en el seno de una familia unida en el nombre de Dios, incluyendo a los amigos de los padres y los hijos.

No abandones a tu amigo ni al amigo de tu padre, ni vayas a la casa de tu hermano el día de tu infortunio. Mejor es un vecino cerca que un hermano lejos. (Proverbios 27:10).

1 Timoteo 5:8

El cuidado de la familia es una de las enseñanzas de Dios, pues debemos proveernos unos con otros en tiempos de tristeza y también cuando existan alegrías.

Pero si alguno no provee para los suyos, y especialmente para los de su casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo. (1 Timoteo 5:8).

Juan 13:34-35

El amor es uno de los mandamientos del Señor para que nuestro corazón esté sano y mantenga la fe en Dios, en la iglesia y la humanidad.

Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; que como yo os he amado, así también os améis los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros. (Juan 34-35).

Deuteronomio 6:5-9

Con su infinito amor hacia nosotros y nuestra familia, Dios inunda nuestro corazón con su bondad y allí permanecerá toda la eternidad.

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón. (Deuteronomio 6:5-9).

Pedro 3:8

La familia está unidad por la gracia de Dios, al compartir también los dones que le concedió a cada uno de sus miembros.

En conclusión, sed todos de un mismo sentir, compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu humilde. (Pedro 3:8).

Génesis 28:14

La protección de Dios acompaña a toda tu descendencia por todo el planeta y serán bendecidas todas las familias.

También tu descendencia será como el polvo de la tierra, y te extenderás hacia el occidente y hacia el oriente, hacia el norte y hacia el sur; y en ti y en tu simiente serán bendecidas todas las familias de la tierra. (Génesis 28:14).

1 Crónicas 16:28

Dios nos orienta en el evangelio para que juntos oremos con fe por su gloria y poder por siempre al Señor.

Tributad al Señor, oh familias de los pueblos, tributad al Señor gloria y poder. (1 Crónicas 16:28).

Filipenses 4:7

Cuando sientan que viven situaciones turbulentas, juntos lean este versículo para encontrar paz y entendimiento.

Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús. (Filipenses 4:7).

Proverbios 17:17

Los amigos son parte de nuestra familia y junto a nuestros hermanos, nos acompañan cuando nos toca vivir duras afrentas.

En todo tiempo ama el amigo y el hermano nace para tiempo de angustia. (Proverbios 17:17).

La lectura de los versículos sobre la familia reconfortarán su corazón junto a sus hijos, padres, esposos, familiares y amigos. La iglesia de Cristo crece cuando oramos y difundimos la palabra del Señor.