20 Versículos Bíblicos de Primicias

Podemos definir la palabra primicias, como el primer fruto de cualquier cosa, a como se ha visto en las historias de las escrituras son los primeros frutos de cualquier cosecha y estos se le deben ofrecer a Dios, ya que tal cosa se representa como una acción de dar gracias a Dios por su bondad y por las bendiciones que le ha placido darnos.

También puedes leer:

El significado literal de primicias es Noticia, hecho que se da a conocer por primera vez, esto lo podemos interpretar como lo primero que se ha producido, ya sea comida, animales, seres humanos, plantas, objetos, etc, todo lo primero de cualquier cosa.

Primicias en la Biblia Versículos

A continuación, le presentaremos versículos de primicias donde se puede observar que Dios ordena que se le sea entregado la primera producción de todos tus frutos, se podría decir que, ya que él nos ayuda con todas las cosas que nos proponemos, si se logra, se le debe de dar una recompensa por ello.

#20 – Ezequiel 44:30

Tus primicias y tus ofrendas serán de los sacerdotes de Cristo, pues estos trabajan día y noche en la obra del señor, a tu bendecirlos con esta entrega la palabra de Dios dice que serás bendecido tú y tu casa, y no te faltará nada, sino que estarás en abundancia y serás prospero.

De los sacerdotes serán los primeros frutos de todo, y todo lo que se presente de todas las ofrendas. De igual manera, se darán a los sacerdotes las primicias de todas sus harinas. Así la bendición se posará en sus casas. (Ezequiel 44:30)

#19 – Romanos 8:23

También sufrimos nosotros, los que tenemos al Espíritu Santo, el cual anticipó de todo lo que Dios nos dará después, mientras estamos a la espera que el Señor venga por nosotros, y nos libere del todo el mal que hay en este mundo, sufrimos en silencio.

Y no sólo ella, sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos mientras esperamos la adopción, la redención de nuestro cuerpo. (Romanos 8:23)

#18 – Deuteronomio 26:10

Ya vimos que las primicias son una forma de agradecimiento, debemos de entregarle al señor nuestras primicias así mostraremos que estamos honrando su santo y majestuoso.

Por eso ahora, en gratitud, le traigo los primeros frutos de lo que sembré en la tierra que él me dio luego, el que presenté la canasta la pondrá ante el altar de Dios y se arrodillará para adorarlo. (Deuteronomio 26:10)

#17 – Números 18:12

Claramente al momento de dar las ofrendas debemos escoger lo mejor que tengamos, ya que esto demostrará cuanto respetamos a Dios y el verá nuestra entrega con agrado, y bendecirá nuestras manos para la producción.

También te he dado las ofrendas que me presenten de su mejor aceite, mosto y trigo, y de sus primicias. (Números 18:12)

#16 – Deuteronomio 26:1-2

Moisés dio como mandato que se llevara al templo de Dios, las primeras cosechas de sus siembras, ya que como se ha mencionado, esto mostraba gratitud hacia el nombre de Dios.

Moisés también dijo: Cuando se encuentren ya en el territorio que Dios va a darles, deberán entregarle a Dios los primeros frutos de todo lo que hayan sembrado. Los pondrán en una canasta, y los llevarán al Santuario. (Deuteronomio 26:1-2)

#15 – Santiago 1:18

Dios no quiso que nos perdiéramos a causa del pecado, por eso creo el plan de la salvación para que pudiéramos vivir y ver la nueva tierra que él ha creado para sus seguidores.

Él, por su propia voluntad, nos hizo nacer por medio de la palabra de verdad, para que seamos los primeros frutos de su creación. (Santiago 1:18)

#14 – Números 3:13

Cuando Dios permitió la muerte de los primogénitos en Egipto, el decidió que los primogénitos fueran apartados y consagrado para él, y no solo los niños sino también los animales.

De hecho, todo primogénito es mío. Desde el día en que les quité la vida a todos los primogénitos egipcios, consagré para mí a todos los primogénitos en Israel, y son míos, lo mismo hombres que animales. Yo soy el Señor. (Números 3:13)

#13 – Romanos 16:5

Después que Jesús murió, resucitó y fue al cielo, el primero hombre que aceptó su sacrificio, obtuvo su salvación y decidió seguirlo fue este hermano llamado Epeneto.

Saluden también a la iglesia de su casa. Saluden a mi amado hermano Epeneto, que fue el primer convertido a Cristo en Acaya. (Romanos 16:5)

#12 – Nehemías 10:35-36

Estas personas se comprometieron a entregarles sus primeros ganados, sus mejores frutas, cada año, a los que trabajaban en la obra de Dios como sacerdotes.

También nos comprometimos a llevar al templo, cada año, los primeros frutos de nuestras cosechas y de nuestros árboles frutales, así como nuestros primogénitos y las primeras crías de nuestro ganado, es decir, nuestras vacas y ovejas, y presentarlas ante los sacerdotes que sirven en el templo de Dios. (Nehemías 10:35-36)

#11 – Proverbios 3:9

Realiza una prueba de respeto, admiración y estima hacia el señor tu Dios, mediante la entrega de tus primeras cosechas, pues gracias a él, tienes la bendición de poder producir y que este tenga frutos.

Honra al Señor con tus bienes y con las primicias de tus cosechas. (Proverbios 3:9)

#10 – Éxodo 23:16

Este versículo habla de un mandato que hizo Dios, tienes que celebrar la primera cosecha de tu producción y cuando hayas terminado de recoger los últimos frutos del año también debes celebrar por ello.

Celebrarás también la fiesta de la siega, es decir, de los primeros frutos de lo que hayas sembrado en el campo; y al terminar el año, cuando hayas recogido los frutos de tus labores del campo, celebrarás la fiesta de la cosecha. (Éxodo 23:16)

#9 – 1 Corintios 15:20-23

El sacrificó que hizo Jesús también vale para los que murieron antes de que él existiera, para estas personas que estaban condenas a muerte, si creyeron en Dios y practicaron sus enseñanzas estas personas también tendrán la bendición de vivir en la vida eterna.

Pero el hecho es que Cristo ha resucitado de entre los muertos, como primicias de los que murieron; porque así como la muerte vino por medio de un solo hombre, también por medio de un solo hombre vino la resurrección de los muertos. Pues, así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: en primer lugar, Cristo; y después, cuando Cristo venga, los que son de él. (1 Corintios 15:20-23)

#8 – Génesis 4:4

Abel le dio a Dios como ofrenda lo mejor que tenía, y la palabra dice que a Dios le agrado esta acción, pues esto era como una muestra de honra para el de parte de su siervo.

Y Abel también llevó algunos de los primogénitos de sus ovejas, de los mejores entre ellas. Y el Señor miró con agrado a Abel y a su ofrenda. (Génesis 4:4)

#7 – 1 Corintios 16:15

Esta familia fue la primera en aceptar el sacrificio que hizo Jesús en la cruz para salvarnos, ellos decidieron servirle a Dios y encaminarse en los caminos de la verdad y la luz.

Hermanos, ustedes ya saben que la familia de Estéfanas fue el primer fruto de Acaya, y que ellos se han dedicado a servir a los santos. (1 Corintios 16:15)

#6 – Éxodo 23:19

Llevarás al templo de Dios todos los primeros frutos de tu producción, y no puedes cocinar al cabrito en la leche de su madre.

Traerás a la casa del Señor tu Dios los primeros frutos de tu tierra. No guisarás el cabrito en la leche de su madre. (Éxodo 23:19)

#5 – Deuteronomio 18:3-5

A los sacerdotes que trabajan en la obra de Dios, se les debe bendecir, dándoles las primicias de tus cosechas y dándoles lo mejor que tengas en tu hogar, pues así lo manda el señor.

A lo que tendrán derecho los sacerdotes, por parte del pueblo, es a los bueyes o corderos que se ofrezcan en sacrificio, de los cuales se les dará la espaldilla, las quijadas y el cuajar. También les darás las primicias de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de la lana de tus ovejas. El Señor tu Dios los ha escogido de entre todas tus tribus, para que él y sus hijos estén siempre atentos a servir en su nombre. (Deuteronomio 18:3-5)

#4 – Éxodo 22:29

Dios ordena que de cada fruto que tengas, le des las primicias, así sea de comer, sea de animales o sean tus hijos, estos deben ser consagrados para el señor y no puedes poner oposición pues así él lo manda en su santa y divina palabra.

No retendrás las primicias de tu cosecha ni de tu lagar. Me darás tu hijo primogénito. (Éxodo 22:29)

#3 – Levíticos 26:27

El primer hijo de los animales, no puede ni ser comido ni ser ofrecido como ofrenda a nadie, pues este es propiedad del Señor y él manda a que lo aparten.

La primera cría de los animales, sea un ternero o una oveja, no podrá ser dedicado. Se trata de un primogénito, y le pertenece al Señor. (Levíticos 26:27)

#2 – Éxodo 13:2

Dios mandó que todos los primogénitos de Israel así sea animales o hombres se les apartaran para él, pues estos les pertenecían.

Conságrame todo primogénito. Todo el que abra matriz entre los hijos de Israel, lo mismo de los hombres como de los animales, me pertenece. (Éxodo 13:2)

#1 – Romanos 11:16

Este versículo lo podemos interpretar como cuando le ofrecemos a Dios una parte de nuestro fruto, el resto también le pertenecerá a él.

 Si la primera parte de la masa es santa, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. (Romanos 11:16)

Es de suma importancia darle a Dios nuestras primicias, ya que de tal forma le estamos demostrando nuestro agradecimiento por ayudarnos a que ese fruto que acabamos de obtener se diera, esta acción puede hacer que lleguen muchas más bendiciones a nuestra vida.